miércoles, 5 de agosto de 2015

LAS 9 LESIONES MÁS TÍPICAS EN EL PÁDEL

En la última década, el deporte que más crecimiento ha tenido en países como Brasil, Argentina y España ha sido, sin duda, el pádel.
Esto es debido al incremento masivo de licencias federativas: aumento del 101% de licencias de jugadores en España desde 1998 hasta 2011) y a que el pádel es el segundo deporte más practicado en Argentina (hasta 4 millones de personas lo practican).
El motivo de este auge puede darse por ser un deporte atractivo para cualquier público debido al tamaño característico de la pista, por tener una exigencia física moderada y accesible para todos. 
FACTORES QUE INFLUYEN EN LA INCIDENCIA DE LESIONES EN EL PÁDEL (5,6)
Factores extrínsecos (exposición a factores de riesgo)
·         Características fisiológicas
·         Características biomecánicas
·         Características psicológicas
·         Falta de concentración
·         Edad
·         Deterioro del cuerpo
·         Historial de lesiones y recuperación inadecuada
·         Falta de preparación física
·         Alimentación
·         Fatiga
·         Sobreentrenamiento
·         Realización de conductas de riesgo
·         No calentar
·         Motivación
·         Estrés, ansiedad

Factores intrínsecos (predisposición del deportista)
·         Deficiencias de las condiciones ambientales
·         Tipo y estado del pavimento deportivo
·         Juego intenso
·         Equipamiento
·          
LESIONES MÁS FRECUENTES EN EL PÁDEL
Según un estudio epidemiológico de las lesiones en España, el pádel es el 6º deporte con mayor número de lesionados (el futbol ocupa el primer puesto, seguido del futbol sala, tenis, atletismo y baloncesto). Además, es el 2º deporte que mayor porcentaje de rehabilitación necesita ya que los movimientos y desplazamientos más frecuentes del pádel pueden incidir de forma lesiva en el pie; concretamente en la articulación del tobillo.
Las tres lesiones que más suceden en el pádel son los esguinces de tobillo (27.27% de las lesiones), las micro-rupturas de gastrocnemios (18.18%) y las sesamoiditis y fascitis plantares (18.18%). Más del 50% de los jugadores que se inician en el pádel afirman haber sufrido alguna lesión deportiva practicando este deporte.

Siguiendo los estudios e investigaciones, las 9 lesiones más comunes en el pádel son:
1- Esguince de tobillo
El Ligamento Lateral Externo (LLE) se ve más afectado que el Ligamento Lateral interno (LLI) en el pádel. El LLE está formado por el ligamento peroneo astragalino anterior, ligamento peroneo calcáneo y ligamento peroneo astragalino posterior. Teniendo en cuenta las estructuras dañadas, existen 3 grados de esguinces. 
2- Rotura de gemelo interno
Esta lesión se da tras una situación donde el jugador de pádel realiza una arrancada o sprint inesperado y violento. Existe una contracción muy brusca del gemelo interno y esto puede ocasionar una rotura parcial o total del mismo.
3- Lesiones ligamentosas de rodilla
Es importante un diagnóstico precoz. Puede existir una distensión o una rotura (parcial o total) del ligamento.
Destacamos la lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA), Ligamento Cruzado Posterior (LCP), Ligamento Lateral Interno (LLI) y Ligamento Lateral Externo (LLE).
3- Lumbalgia
En este deporte, la columna vertebral y concretamente la zona lumbar se mueve continuamente en todos los planos posibles: flexión, extensión, rotación y lateroflexión. Existen movimientos (y combinación de ellos) que ponen en tensión toda la musculatura posterior de la espalda y, como consecuencia, toda la zona lumbo-pélvica puede verse afectada.
4- Tendinopatía del manguito de los rotadores (hombro)
Supone una inflamación (tendinitis) o degeneración (tendinosis) de los tendones del complejo articular del hombro.
5- Epicondilitis/epitrocleitis (codo)
La epicondilitis lateral es la lesión que más incidencia tiene en sujetos que practican pádel.
La causa principal de la epicondilitis es por la acumulación de microtraumatismos y movimientos repetitivos del codo. Varios factores de riesgo son una mala técnica del golpeo, empuñadura incorrecta, punto de impacto o golpeo retrasado, golpeo con el brazo flexionado y un mal uso del material.
Otra lesión común es la epitrocleitis, en la parte interna del codo.
6- Fractura de escafoides
El escafoides es un huesecillo que está situado en la muñeca. Soporta microtraumatismos constantes en jugadores de pádel. Si existe fractura, los síntomas son dolor intenso que persiste al apoyar muñeca (flexión dorsal) y al movilizarla hacia extensión. 
7- Lesiones oculares
Hemos encontrado un incremento de urgencias oftalmológicas debidas a pelotazos oculares en jugadores de pádel.
Los daños que puede producir un pelotazo de pádel en el ojo pueden ser muy graves, debido a la contusión ocular tan fuerte, el ojo puede sufrir inflamaciones intraoculares, uveítis, dilatación pupilar crónica, desprendimiento de retina, úlceras corneales etc…

8- Fascitis plantar
La Fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar del pie (tejido que recubre la musculatura del pie). Cuando esto ocurre, tenemos que prestar especial atención al calzado utilizado y a nuestra forma de pisar por si necesitásemos unas plantillas
Los jugadores de pádel son candidatos a sufrir este tipo de lesión por los continuos impactos que se producen contra el suelo durante un partido de pádel. Si nos fijamos en los buenos jugadores de pádel la mayor parte del encuentro se encuentra con una activación de pies, un pequeño repiqueteo sobre el sitio para estar en todo momento preparado para reaccionar ante la bola del rival. Ese constante movimiento de pies hace que se genere mayor tensión en la fascia plantar.

Importante: Ante cualquier lesión, mencionada en este post o no, se debe visitar a un fisioterapeuta titulado para evitar complicaciones.

El autocuidado muchas veces empeora las lesiones.

martes, 28 de julio de 2015

DÍA MUNDIAL DE LA HEPATITIS

Hoy, en el Día Mundial de la Hepatitis, queremos hacer referencia a esta enfermedad y acercar un poco de información a aquellas personas que no saben lo que es, de dónde viene o por qué es producida.
Nuestro objetivo es el de fomentar la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que provoca, así como la difusión de conocimientos sobre ellas.
A continuación os detallamos los puntos más importantes que se deben conocer sobre esta enfermedad.
La hepatitis 
La hepatitis es una inflamación del hígado causada generalmente por una infección vírica. Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E.
La hepatitis puede ser causada por:
·         Infecciones por virus (como las hepatitis A, B o C), bacterias o parásitos.
·         Daño hepático por alcohol o tóxicos (venenos).
·         Medicamentos, como una sobredosis de paracetamol.
La enfermedad hepática también puede ser causada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística o la hemocromatosis, una afección que consiste en tener demasiado hierro en el cuerpo.
Otras causas abarcan la enfermedad de Wilson, un trastorno en el cual el cuerpo retiene demasiado cobre.
Síntomas
Aunque a veces es asintomática o se acompaña de pocos síntomas, la infección aguda puede manifestarse en forma de ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos y dolor abdominal.
 La hepatitis puede comenzar y mejorar rápidamente. También puede volverse una enfermedad prolongada. En algunos casos, puede llevar a daño hepático, insuficiencia hepática o incluso cáncer de hígado.
La gravedad de la hepatitis depende de muchos factores, que incluyen la causa del daño hepático y cualquier enfermedad que usted tenga. La hepatitis A, por ejemplo, generalmente es de corta duración y no conduce a problemas hepáticos crónicos.
Es posible que una persona no presente síntomas cuando resulte infectada con hepatitis B o C por primera vez. Si tiene algún factor de riesgo asociado a cualquier tipo de hepatitis, se deben hacer exámenes periódicamente.
Tratamiento
El médico analizará las opciones de tratamiento. Los tratamientos variarán según la causa de la enfermedad hepática. Depende de los síntomas, el médico determinará si el enfermo puede necesitar una dieta rica en calorías si está bajando de peso.
Prevención
Aplicar la vacuna para prevenir hepatitis A  y B.
Las medidas para prevenir la propagación de la hepatitis B y C de una persona a otra son: 
Evitar compartir artículos personales tales como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.
- No compartir agujas para inyectarse drogas u otros equipos para drogas (como pajillas para inhalarlas). 
- Limpiar los derrames de sangre con una solución que contenga 1 parte de blanqueador por 9 partes de agua.  
- No se haga tatuajes ni perforaciones (piercing) en el cuerpo con instrumentos que no hayan sido limpiados apropiadamente.

Para reducir el riesgo de contagiar o contraer la hepatitis A:  

Lavarse bien las manos después de usar el baño y cuando se entre en contacto con la sangre, las heces u otros fluidos corporales de una persona infectada.

 Evitar los alimentos y el agua que no estén limpios.

jueves, 16 de julio de 2015

PIERNAS CANSADAS

¿Sientes las piernas cansadas? ¿Se te hinchan cuando llega el verano o con el calor?
Con la llegada del verano, muchas personas sentimos las piernas cansadas, pesadas… Son sensaciones que queremos evitar, pero que no siempre sabemos cómo hacerlo.
Las piernas cansadas se dan principalmente como consecuencia de un acúmulo y de una retención de líquidos; bien por una mala circulación, por una insuficiencia de las venas o por un problema del sistema linfático. Esta sensación empeora en los días más cálidos y con la llegada del verano puede llegar a ser un suplicio para algunas personas. Hay otros factores que influyen y favorecen esta situación como pueden ser estar muchas horas de pie, sentada, la falta de ejercicio o los cambios de peso.
A continuación os exponemos unos cuantos consejos para las piernas cansadas:
1. MUÉVETE.
Todos sabemos que el deporte presenta múltiples beneficios, en el caso de las piernas pesadas y la mala circulación tiene una acción especial puesto que al activar la musculatura de las piernas, la presión que la musculatura produce sobre las venas favorece que la sangre vuelva hasta el corazón.
2. USA MEDIAS DE COMPRESIÓN.
Especialmente si tienes que pasar muchas horas al día en una misma posición, de pies o sentado, son complicadas de poner y en verano dan bastante calor, pero merece la pena porque son eficaces.
3. DATE DUCHAS DE AGUA FRÍA Y BAÑOS DE CONTRASTE.
Los baños de contraste son buenos porque fortalece los músculos de las arterias y las venas, en conclusión, mejora la circulación.
Empezar siempre por el agua caliente, y mantener unos 3 minutos, para posteriormente en el agua fría otro minuto, después volvemos a repetir el proceso, unas dos o tres veces más. Vamos a empezar y terminar con agua caliente, puedes hacerlo con la ducha directamente, o utilizando dos palanganas.
También es bueno que termines tus duchas con agua fría en las piernas porque van a contrarrestar la dilatación de los vasos sanguíneos que se produce durante la exposición al agua caliente en la ducha, estas duchas de agua fría nunca deben de exceder los 20 minutos.
4. ELIGE TU ROPA CON CUIDADO.
Las prendas muy ajustadas dificultan el retorno venoso, por eso debes de evitar las prendas muy ceñidas, los cinturones apretados, o los calcetines con goma. Los tacones altos también dificultan el retorno venoso.
5. CAMINA DESCALZA.
Caminar descalzo favorece la circulación sanguínea ya que la estimulas desde los pies, en general te va a ayudar pero si puedes caminar por algún sitio más especial como la playa, o el césped, vas a potenciar el efecto. También los masajes en los pies son unos grandes aliados, y un gran placer además.
6. TRUCOS CASEROS.
Cuando estés sentado en la oficina o viendo la tele, evita cruzar las piernas, además mantén las piernas en movimiento haciendo círculos con los tobillos o también puedes hacer el clásico ejercicio de punta talón aprovechando a contraer los músculos en cada una de las posiciones.
Cuando estés de pie quieto haz pequeños balanceos pasando el peso de tu cuerpo de la punta de los pies a los talones.
Guarda la crema hidratante en la nevera, además de favorecer la circulación es un remedio estupendo para esos días en los que llegas a casa con las piernas muy cansadas.
7. BEBE AGUA
Muchas veces pensamos que no voy a beber aún porque ya la retengo, que el cuerpo "tire" del agua que tengo en las piernas, pero realmente el efecto que se consigue es el contrario. Cuanta más agua se beba, más fluido estará el líquido del cuerpo (sangre, linfa…) y mejor será el retorno.
8. ACUDE AL FISIOTERAPEUTA.

El fisioterapeuta es un buen profesional para ayudarte en estos casos, además de indicarte los hábitos de vida que debes de modificar para mejorar la salud de tus piernas te podrá aplicar el tratamiento más adecuado, bien un MASAJE CIRCULATORIO o un DRENAJE LINFÁTICO MANUAL, que ayudar a restablecer la correcta circulación y a drenar los líquidos acumulados.

Si tienes cualquier duda, puedes llamarnos y solucionaremos todas tus cuestiones. 
¡FELIZ VERANO!




miércoles, 4 de febrero de 2015

TRATARNOS HABITUALMENTE COMO PREVENCIÓN Y/O MANTENIMIENTO

La filosofía de la medicina oriental dice: “El médico visitaba la casa a menudo, tomaba el pulso y controlaba los signos vitales de cada uno de sus inquilinos, y les aconsejaba sobre las medicinas que le convenían a cada uno, a fin de prevenir antes de que aparezcan las enfermedades.“

Siguiendo esta filosofía conseguiríamos mantenernos más tiempo sanos y sin dolencias, en vez de esperar a sufrir dolor u otro síntoma para acudir a tratamiento. Si fuésemos como mantenimiento conseguiríamos evitar problemas que sufrimos todos como son los tensionales, contracturas, calambres,...

Todos sufrimos o hemos sufrido de dolor de espalda(cervicales, dorsales o lumbares) provocado por el estrés, preocupaciones, nervios o por malas posiciones que adoptamos por culpa del trabajo.
Adoptando un mantenimiento, el cuerpo se acostumbra a tener su sesión una vez al mes para ayudar a prevenir de posibles lesiones y para sentirse bien físicamente.
Se acostumbra a recibir tratamiento terapéutico. El mismo cuerpo nos avisa de cuándo empieza a necesitar tratarse: se queja, nos duele, nos contracturamos, nos avisa del estrés, de nervios y preocupaciones…
¿Por qué nos contracturamos? Ya sea por estrés, nervios, preocupaciones o malas posturas, las fibras musculares se contraen, y esa contracción mantenida en el tiempo sin que haya una relajación es lo que provoca la contractura o “nudo”. Cuando palpamos la zona que nos duele, lo que encontramos es una zona abultada y dura. Para disminuir ese nudo, una de las formas que nos ayuda es el estiramiento, pero si con el estiramiento no es suficiente, es aquí cuando pensamos en tomar alguna pastilla que nos alivie del dolor… Pero si escuchamos a nuestro cuerpo, sabremos que necesitamos algo más que una pastilla para disminuir el dolor e ir al foco del problema, esto es bajar el tono muscular para eliminar la contractura.


Es muy importante escuchar y entender a nuestro cuerpo y después, cuando  conseguimos eso, poner remedio. Por eso el recibir tratamiento no es solo para cuando tengo una lesión, es también para ayudarnos a prevenir futuras lesiones y mantenernos en un buen estado de salud.




lunes, 19 de enero de 2015

LAVADOS NASALES EN LOS BEBÉS

LAVADOS NASALES EN LOS BEBÉS
Ahora que llegan las bajas temperaturas los niños suelen estar siempre malos con los moquitos, ¡aprendamos a realizarles lavados nasales!
Los bebés respiran por la nariz durante los 6 primeros meses de vida. Los orificios nasales son pequeños y debemos hacer lavados nasales para que los pequeños puedan respirar bien y también para que les alivie durante los resfriados.
Se recomienda hacer un lavado nasal diario si el niño está sano y unos cinco al día como mínimo si está enfermo. De este modo los mocos llegan, pero los lavados nasales, con mono-dosis de suero fisiológico en cada orificio, son la mejor manera de evitar que vayan a más.
CUÁNDO HACER LOS LAVADOS
Siempre que veamos que el pequeño empieza a hacer ruido al respirar o si notamos que se le caen los moquitos. En estos 2 casos está completamente indicado.
Antes de comer. Un síntoma de problema  respiratorio es que empiezan a comer menos porque no pueden respirar bien, así que si limpiamos la nariz, el peque no tendrá la sensación de que se ahoga al tener la boca cerrada y al tragar porque la nariz la tiene despejada.n.
¿QUE PODEMOS UTILIZAR PARA REALIZAR LAVADOS NASALES?
Las monodosis de suero o una jeringuilla con suero.
Las monodosis no llevan presión. Podemos utilizar una botella de suero, pincharle una jeringuilla de ahí sacar el suero a un vaso, y con otra jeringuilla diferente hacer el lavado para que así salga con más presión. Si utilizamos la jeringuilla que está en la botella para meterle en la nariz al niño y éste tiene un virus, se infecta toda la botella.
Lo bueno de utilizar una jeringuilla para hacer el lavado es la presión y que sabemos la cantidad de suero que estoy utilizando.
Se recomienda para niños menores de 6 meses 2 mililitros por cada agujero de la nariz, para niños de más de 6 meses 5 mililitros por agujero.
¿COMO HACER LAVADOS NASALES?
Con el peque tumbado y estirado, le giramos la cabecita hacia un lado y administramos el suero en el orificio superior con la jeringuilla. Es muy posible que salga suero y mucosidad por el otro orificio. Le dejamos unos segundos y repetimos el proceso en el otro orificio.
Es probable que el pequeño trague algunos mocos y suero durante el proceso, no pasa nada,  será eliminado por las heces.
En cuanto el niño aprenda a sonarse no habrá que hacer lavados nasales.